Juan Nieto Emprendedor

Aunque suelo vivir en el mundo de las ideas, donde mi cerebro ve casi tantas conexiones fuera, como tiene dentro, de vez en cuando encuentro los compañeros de viaje adecuados para embarrarme en materia y sacar adelante proyectos interesantes.

En la parte empresarial:

  • A los 22 con un buen amigo me sume a su proyecto para hacer funcionar la Cafetería Rias Bajas como nuestro modo de vida, desayunos, menús y algunas fiestas con Queimada, Conxuro incluido
    • Lo mejor
      • A pesar de que pudo acabar como el rosario de la aurora, sigo siendo amigo (aunque nos veamos poco) de mi socio
      • La fiesta de cierre donde con un montón de amigos exorcizamos los malos momentos vividos
      • El apoyo incondicional de mi familia
      • La bavaroi y el rabo de toro de mi madre
      • El aprendizaje sobre el trato con el cliente
    • Lo peor
      • Mi falta de compromiso en cuanto surgieron los problemas
      • Nuestra falta de experiencia
      • El suponer que tener un bar es algo fácil
      • No disponer de un mínimo fondo de reserva

 

  • Al año de entrar en Acotel, algunos de los trabajadores más dinámicos recibimos la oferta de subir poco nuestro sueldo (en plena burbuja de Internet) a cambio de recibir un 1% de la empresa.
    • Lo mejor
      • Crecíamos mucho
      • Nos divertiamos mucho
      • Aprendíamos mucho
      • Creamos varios negocios adicionales
    • Lo peor
      • Al crecer sin mucha organización dejas angulos muertos y se crean zonas de sombra donde un mal gestor puede tratar mal a la gente sin que lo detectes
      • Mucha más gente menos atención a cada uno
      • El no poner cortafuegos en uno de los negocios tradicionales acabó hundiendo el global (yo ya no estaba pero eso hizo mucho daño a mucha gente incluidos los socios fundadores)

Continuará…