Nuevo, nuevo, nuevo…

Nuevo portátil, nuevo trabajo, nuevo sector… todo cambia como nos llega de Heráclito, pero yo siento que nada cambia como afirmaba Parménides.

Este nuevo portátil no solo es una herramienta que me va a permitir ser más productivo, que va a reducir el tiempo (casi eterno) que tardaba en cerrar el portátil anterior, o minutos que parecían horas en abrir/cerrar/cambiar una hoja Excel. También es un nuevo estado mental, uno que adopto con cautela, acallando mis temores, esos que quedan después de una caída, por mucho que uno sepa que después de una caída hay que levantarse, que una caída (especialmente cuando solo ha sido una) no puede paralizarte.

Parece claro, que cuando uno se pone a pensar en positivo, pero al escribirlo duda, es porque esas dudas están ahí, probablemente mucho más de lo que nos gustaría, pero a pesar de todo seguimos adelante. Un nuevo estado mental decía, donde conseguimos que INVERTIR sea la palabra que  viene a nuestra mente, cuando hace poco lo que venía a la mente era GASTAR.

Nuevo portátil que es una inversión en tiempo, en eficiencia (aunque yo soy siempre mucho más fan de la eficacia, me parece que la eficiencia está sobrevalorada porque es mucho más fácil) y no es un gasto. Mucho por invertir.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.