Gracias a la vida

Se puede decir más alto pero no más claro. Todos los días tengo muchos motivos para dar gracias a la vida, pero hoy es mi cumpleaños así que voy a darlas alto y claro y como esté blog lo dedico a mi vida profesional ahí van mis agradecimientos.

A mis padres y mis abuelos que me transmitieron una ética del trabajo más calvinista que latina.

A tantos y tantos profes que se alegraran, les fastidiara o se decepcionaran me han hecho mejor persona y los que me han enseñado como NO serlo gracías por su ejemplo impagable de mezquindad con los niños, pero volviendo a los primeros, a los importantes, a la mayoría de los profesores que he tenido GRACIAS a Ana, Paquita, Carmen, La porta, Sor Engracia, Isabel, D. Tomás, Lennon, El vicky, la teacher, D. Pablo, Jesús, Emilio, Don Pimpon… y a aquellos de cuyo nombre no puedo acordarme pero que en vez de castigarme por raparme el pelo me dieron a leer a Erich Fromm, que me enseñaron el orden de los números irracionales o interrumpieron una clase de matemáticas para enseñarnos que el tiempo es impagable.

Gracias a mis socios y clientes de Rias Bajas que se tomaron cafés malísimos con una sonrisa y con una mayor cuando conseguí aprender lo difícil que pueden ser las cosas fáciles como tirar una buena caña o poner un café que merezca un olé.

Gracias a mis compi operadores de BPM Miguel, Paco y Vicente y a los monstruos como Juan Carlos, Victor, Rafa, mamá Carolina… gracias también a los que por contraste me enseñaron a apreciarlos más.

Gracias a todos los clientes, compañeros de esa etapa de cambios en TQS y Sistemática, Calixto, JB, Rafa de nuevo, Alcalá, Sonia…

Gracias a los que me hicieron la vida y mandar más fácil en Acotel, Iñigo & Iñigo, María, Marta, Kamermans, a mi socio Pepo… a los que no me lo pusieron tan fácil pero actuaron de manera leal y comprometida como Jonay, Santi… y a esos gurús convertidos en empresarios Pedro, Paco, Valeriano y Oscar. A Antonio el refrán castellano pasado por MBA y esas peazo clientas Mae, Miren…

De masscomm han sido tantos y tan intensos que me como me voy haciendo mayor me vienen a la cabeza los más remotos, Miguens, Freije… los que han estado a las duras y a las masduras, a la madurita que nunca se iba a casar y que se quita la razón a si misma de esa forma tan suya, al maestro Morillo (maestro le define sin gastar una sola palabra más) …

Como anécdota constatar que he tenido la suerte que el único empresario que no me ha pagado la nómina ha tiempo he sido yo mismo, así que gracias a todos esos contables, financieros, gestores que habéis hecho posible que las nóminas llegaran puntuales para pagar la hipoteca y hasta darme algún caprichito.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.