#AxisSolution2017 – Madrid

Creo que lo he repetido muchas veces a lo largo de estos dos últimos días pero el evento que prepara anualmente Axis para reunirse con sus clientes y socios de negocio me parece con diferencia el evento de fabricante que más redondo y mejor de cuantos he participado en mi vida profesional.

Los de Alcatel-Lucent Enterprise los llevo en mi corazoncito, y me impiden escribir lo anterior con tranquilidad, porque eran siempre inspiradores y geniales, pero solían carecer de la practicidad de Axis.

Los de Plantronics también me han dejado una huella de lo que es hacer muy bien eventos para empresas y seguro que me olvido de alguien más…

El caso es que ahora que no tengo que hacer la pelota, ni condicionantes políticos digo lo que me sale… y lo que me sale es que Axis demuestra ser una compañía “cercana” y “sencilla” a la vez que sigue acelerando en la capacidad de ejecución.

En cada stand donde me he parado (Vaxtor, Crambo, Allied Telesis, Ingram, Adi…) me he encontrado profesionales con los que he aprendido, cada conversación con Rafa, Paulo, Pedro, Juan Luis, María, Edwige, Alberto… me han enriquecido. En un momento en que mi capacidad de compra ha pasado de muy alta a muy incierta me he sentido muy bien tratado.

Además, he visto a compañeros (perdón ex-compañeros que todavía se me escapa 😉 y a gente de prácticamente todos los grandes clientes de este país, no solo hablando sobre el estrado (lo cual siempre es un lujo) como departiendo en los amplios tiempos que Axis (en una muestra de inteligencia) ha dejado para la convivencia y el intercambio de tarjetas y conversaciones.

En la parte práctica, he aprendido unas cuantas cosas muy interesantes sobre retail, que espero que puedan ser de ayuda mis clientes de iDispensa.

También he abierto algunas vias de colaboración que espero que en breve podamos materializar en SIforTI

Así que, a todo el equipo de Axis, a todos los patrocinadores y asistentes solo puedo decir que ha sido y placer y GRACIAS.

 

Presentando que es gerundio

Presentar en público es una de las cosas que más me gusta.

No siempre fue así, en mi interior pugnan Priscilla Reina del desierto y el señor tierra tragame ayudado por el señor “yo quiero ser transparante, estar aquí pero que nadie lo note”.

Según la etapa de mi vida, sacan ventaja uno u otro, y el pasado jueves conseguí que ambos trabajaran en equipo de manera conjunta y el resultado fue excelente. La ocasión fue el Pecha Kucha número 20 que organizaba la Fundación Riojana para la Innovación y que tuvo a bien pedir participantes por parejas.

Las parejas que organizamos en casa fueron Jaime y Carmen por un lado y por otro María Nieto y yo mismo. Una idea y un guión escrito casi del tirón en una madrugada. María y yo hablaríamos de “Cosas de chicas y cosas de chicos”.

Por si alguien no lo sabe, un Pecha Kucha es un evento donde la gente presenta ideas o proyectos utilizando 20 imagenes sobre las que debe hablar 20 segundos en cada una. Lo que da un total de 6 minutos 40 segundos.

Mi primer gran reto es que un Pecha Kucha debe ser muy visual, y yo soy mucho más verbal. Una vez asumido escribí lo que quería decir (y salió del tirón, solo tuve que simplificar algunas frases para que María y yo pudieramos memorizarlas y ajustar los tiempos.

El siguiente reto es como conciliar horarios y ganas de preparar la presentación de una niña de 9 años y de un padre de 45 hipermotivado y con ganas de hacer cosas. Mucha paciencia, mucho respirar tranquilo, buscando ese dificil equilibrio de avanzar al ritmo adecuado conjugando a las dos personas, sin hacerlo todo yo.

La presentación estaba lista tres días antes del 23 de febrero, día de la gran presentación.

En paralelo el otro equipo Nieto Méndez, compuesto por Carmen Méndez y Jaime Nieto, nos sacaban ventaja e incluso se habían buscado a una colaboradora encantadora y superPRO, Silvia Saenz de Dinámica Teatral

Muertos de envidia conseguimos robar unas horas del valioso tiempo de Silvia que me ayudo de una forma increible a encauzar el arte y frescura natural de María y a atemperar mi impaciencia y explosividad que iba en aumento según se acercaba el evento. Con los ensayos justitos llegué al gran día preparado y disfrutando de todo el proceso. De nuestra experiencia, de la de Carmen y Jaime y la de todos los demás participantes.

Maria y Juan Nieto Pecha Kucha

Sobre las tablas

Y nada más bajar del escenario, con la satisfacción de haber conseguido mover algunas cosas entre el numeroso público y habiendolo pasado genial me encontré con la agradable sorpresa de que mi particular ángel de elegir destino y las flores como bandera me regalaba una hermosa grabación.

Me encanta aprender, y sé que la mejor manera de aprender es enseñar, el trabajo con María Nieto me ha enseñado muchas cosas (y espero que alguna a ellas también). Por supuesto, cada vez que me toca coincidir con Silvia Sáenz disfruto y aprendo y por supuesto que colaborar de una u otra forma con la Fundación Riojana para la Innovación me aporta mucho más de lo que doy.

Por último, pero no por ello menos importante, en la presentación invitamos a todo el mundo a colaborar con:

Si has llegado hasta aquí animate.

AirBNB como profesional

Aunque soy un profesional TIC desde que acabé mi servicio militar (año 95) anteriormente tuve (tanta gente en este país) mi contacto con la hostelería (repartidor de pizzas, camarero ocasional) e incluso un emprendimiento con socios como copropietarios de una cafetería.

He sido cliente de todo tipo de establecimientos hoteleros desde mi más tierna infancia al ser hijo de viajeros impenitentes y a lo largo de mi vida profesional he sido heavy user habiendo tenido la suerte de ser invitado a grandes hoteles en Europa y algunos en América.

Además, una parte de las tecnologías con las que he trabajado, tienen una amplia utilización en el sector hotelero y mis dos últimos años en masscomm puse muchas horas en aprender del sector de la mano de grandes expertos a nivel mundial como Manolo Ortiz, Manuel Bernabeu, Borja Janariz…

De todas las plataformas online relacionadas con el ámbito turístico AirBNB es la que más suena y cuanto más la uso, mejor me parece, tanto desde el punto de vista de viajero, como de anfitrión.

Oigo y leo con frecuencia desde el sector de los hoteles feroces críticas al modelo y en ciudades como Barcelona o San Francisco parece que AirBNB fuera la causa de los problemas urbanísticos y de gentrificación de los centros turísticos de estas ciudades.

En el caso de los profesionales hoteleros, dadas las espectaculares cifras de visitantes en España parecen un poco más callados al respecto. El mercado turístico en España absorbe crecimientos, que sin la flexibilidad que permiten estas plataformas serían inviables.

AirBNB, al igual que otras plataformas de la mal llamada economía colaborativa, permiten hacer un uso mucho más óptimo de los recursos y por ello son intrinsecamente buenas.

Aunque nada es perfecto pero ante los problemas que generan:

  • Si algunos usuarios las usan para hacer economía sumergida de manera más óptima, las autoridades deberían llegar a acuerdos para hacer una persecución del fraude más óptima también (cosa que sería especialmente fácil por que dichas plataformas están muy dispuestas a negociar a cambio de tranquilidad y seguridad jurídica).
  • Si hay zonas grises sin legislar, la culpa es del legislador, lo óptimo sería una legislación fácil de cumplir para que todos cumplamos la ley, aumente la recaudación cuando todos ganen y al que no cumpla se le aplica el punto anterior, en el mundo digital dejas rastros que son más fáciles de seguir que en el mundo físico
  • Si la legislación para los establecimientos “tradicionales” es excesiva, muy gravosa, los hace poco rentables, arreglemos esto, hagamos una legislación más fácil para los hosteleros profesionales (aunque sobre economía sumergida podríamos hablar largo y tendido al respecto).
  • Aumento del precio de las viviendas que cambia la configuración tradicional de los barrios afectados. Claro, seguro que antes de que existiera AirBNB esto no ha pasado nunca… San Francisco, Barcelona y otras urbes tienen problemas urbanísticos en los que AirBNB ha actuado como acelerador, no como causa, y que tienen arreglo con las políticas adecuadas (eso no pasaría si hubiera un parque de vivienda pública de alquiler…)
  • Como anfitrión, pago impuestos, consumo local, te aseguro que mi ferretero, el super de la esquina y la tienda de electrodomésticos en la que no compraba hace siglos, están todos encantados de los “caprichos” o necesidades de última hora de mis huéspedes y que les compro a ellos. Mientras que ninguna cadena hotelera les compra nada.
  • También lo están los hosteleros de Logroño, donde el modelo de tapeo además distribuye más la riqueza que el de voy a un solo sitio a comer, al igual que las tiendas de vino, cerveza, conservas, trenzas…

Tanto me gusta el modelo y tan fácil me ponen la gestión, que voy a dar el salto y voy a montar una empresa para poder mejorar el servicio cumpliendo la ley para pagar más impuestos, porque, y en esto quizás a algunos les parezca un poco raro, me encanta pagar impuestos (siempre que previamente haya ganado 😉

Karma, causalidades y otras banalidades

Hoy es el cumpleaños de una persona, una persona que no debo nombrar ni enlazar desde aquí porque sería considerado un acto de agresión por su empresa, pero al ver en Linkedin su cumpleaños me he acordado de como la conocí y como eso acabó ayudando a que trabajara en su actual empresa donde es una pieza muy importante del equipo.

En masscomm siempre tenía muuuuuuuuuuucho trabajo, más del que podía hacer y me costó mucho entenderlo y asumirlo. Llegar a ese punto en el que paras antes de estar agotado, o pasas a una tarea importante aunque no sea urgente.

Dentro de ese contexto para mí, las reuniones de fabricantes eran sagradas, poco prácticas a veces, pero sagradas, si además eran en el extranjero y había problemas con el roaming y dejaba de sonar el teléfono dos días… yo daba saltos cuanticos hacia el futuro de mi empresa y de mi vida. Gente de diferentes paises, mercados, departamentos… una dosis de diversidad y perspectiva en vena. Además al resto de mis compañeros del equipo directivo no les gustaban por el idioma y por parecerles poco prácticas, así que era de las pocas cosas que no discutíamos.

Otra de las cosas que intentaba cultivar era el asistir a eventos, si, además de organizar nosotros muchos eventos, intentaba encontrar tiempo para asistir a los eventos de otros:

  • para mejorar los que yo tenía que hacer
  • para conocer a gente que no conocía
  • para encontrarme con mis clientes y proveedores en terreno neutral y así conocer mejor a gente que ya conocía

A esta persona lo conocí en un evento que la competencia, en este caso Enterasys, organizó en Logroño, en primer lugar porque en mi primer campamento (ya sabéis quince dias fuera de casa) se me quedó grabada la frase de un monitor ateo y alternativo él, que cuando le preguntaron en una excursión porque se sabía las cancioncillas de excursión de los coles religiosos contestó “Hay que conocer al enemigo”

El caso es que a ese evento, no solo asistí yo, sino lo que no era tan frecuente, obligué a Miguel (a este supongo que basta con que no ponga el link) a asistir conmigo. Un evento de Networking en Logroño no tuvo mucho asistencia, pero aprendí que el personal de Enterasys es España eran grandes profesionales y estaban muy cerca de sus clientes, con lo cual eran muy dificiles de desbancar en clientes en los que estuvieran ya posicionados.

También asistió un gran profesional, que había sufrido la absorción de Cajarioja, fuimos amables y cordiales, aunque no teníamos trabajo para él, ni teníamos previsto tenerlo en muuuuuuucho tiempo, y el entendió que Grupo Osaba era muuuuuuucho más que unas tiendas y un almacen.

Unos años después, los caminos de ambos se cruzaron y estoy seguro que si, ambas partes, no hubieramos ido a aquel evento de Enterasys y no nos hubieramos tratado con sana y respetuosa curiosidad, ambas partes habrían salido perdiendo.

Me considero alguien muy esceptico y que tengo bastante manía a las explicaciones acientificas y seudomágicas llenas de palabrería orientalista, pero no se me ocurre otra  palabra que buen Karma, para explicar la gran cantidad de causalidades maravillosas que me pasan últimamente.

Los tres pastores de dinosaurios

NOTA: ESTE POST SE PUBLICÓ EN 2009 HOY LO RECUPERO CON LA ÚNICA MODIFICACIÓN DE AÑADIR LAS IMÁGENES Y ARREGLAR ALGUNA FALTA DE ORTOGRAFÍA

Hace 2.000 millones de años, cuando la tierra era una gran bola de fuego, antes del mamut y del hombre, existieron los dinosaurios!!!

Como había muchos dinosaurios, una de las profesiones de más éxito era ser pastor de dinosaurio. Para aquellos que no entendáis algo que sucedió hace tanto tiempo, es igual que cuando hace poco había muchas fábricas y ser director de una fábrica era lo mas.

Entre ellos había distintas especialidades y cuanto mayor era el dinosaurio y mayor era la manada, mayor el prestigio del pastor. Todo iba muy bien para estos profesionales que disponian de las mejores casas, sirvientes, los mejores megaDinoAutos 4×4, hasta que de repente algo extraño sucedió.

Unos lo llamaban meteorito, otros catastrofe, otros crisis de especie y otros simplemente crisis, aunque como suele suceder, algunos le echaban la culpa al gobierno.

Entre los pastores de dinosaurios había tres amigos que habían ido juntos al colegio “divinos pastores” y que a pesar de ser muy diferentes eran pezuña y carne.

El primero y más poderoso, tenía un enorme y precioso rebaño de Puertasaurio reuili que era su orgullo. Producián una enorme cantidad de carne y unos preciosos huevos de más de 50 kilos.

Cuando la cosa empezó a ir mal, como estaba muy bien relacionado, consiguió muchas ayudas, para la limpieza de los huevos, para que los dinosaurios se reciclaran y se formaran en comer otras plantas más pequeñas…

La última ocurrencia para intentar salvar su rebaño, fue una importante subvención para que sus dinosaurios dejaran huellas, icnitas las llamaban. El chamán de la tribu decía que aquello daría mucho dinero en el futuro, porque la gente pagaría por ir a verlas.

El caso que todavía no existía la gente, ni se había inventado el turismo, los pastores de dinosaurios no estaban para visitas, los dinosaurios no se reciclaban y pasaban los años y aquello iba de mal en peor, poco a poco, y lentamente gracias a las ayudas, pero cuesta abajo. Los huevos no se vendían, los rebaños de Tiranosaurus Rex pagaban tarde, mal y enseguida dejaron de pagar.

Nadie recuerda el nombre del más poderoso de los pastores.

El segundo de ellos, perdió su rebaño de dinosaurios antes, no tenía tantos ahorros ni tantos contactos, así que cuando vio que la cosa flojeaba leyo que en el futuro iban a tener éxito los mamiferos. Al principio le pareció increible.

¡Eran tan pequeños!!!!

¡Y ni siquiera podían poner huevos!!!

Así que aunque no estaba muy convencido, se vio obligado a probar suerte. De entre todos los mamíferos, escogió al más grande de ellos, el mamut. No era un dinosaurio, pero al menos era grande, y además tenía lana lo cual durante un tiempo resulto un negocio interesante. Por si fuera poco, en el nuevo mundo de los mamíferos la leche de Mamut le permitía obtener ingresos extra.

Respiró tranquilo, si habia superado el gran meteorito, ya nada podría con él. Así que cuando la temperatura subió unos grados y como el negocio iba viento en popa, dedicó parte de su tiempo a disfrutar de la piscina y dejó que el rebaño funcionara el solito. Así que no se dio cuenta de que esos pocos grados de cambio y sus cruces para que los Mamuts produjeran más y más lana, acabarían ahogando a sus mamuts que murieron de calor. Así, sin más.

¡Por unos graditos de nada!!!

Nadie recuerda el nombre del pastor de Mamuts.

El tercero de los pastores era el becado en el colegio. Tenía un rebañito de Europasaurus holgeri. Fue el primero de todos en perder su rebaño y sobre los restos dijo:

“Dinosaurios os sobreviviré!”

Cuando se encontraba con sus amigos, sentados en sus megaDinoAutos, que eran enormes como los dinosaurios que pastoreaban, les saludaba ufano porque decía que había encontrado una solución perfecta a sus males, se haría pastor de homínidos.

Los homínidos eran tan pequeños que casi no se veían desde los megaDinoAutos. El pastor de dinosaurios ni siquiera lo entendía, el pastor de Mamuts sentía pena por el tamaño y porque aunque los homínidos tenían pelo era tan poco que no se podría vender. Ambos se compadecían sinceramente por la locura de su amigo que además lo contaba con ilusión y alegría.

El pequeño pastor se ocupó de ir seleccionando a los homínidos, no para que fueran grandes, ni para que dieran más leche para vender, seleccionó de entre ellos a los más curiosos y a los que eran más autónomos. Sus amigos pastores de dinosaurios querían bichos grandes y tontos, que no se dispersaran, que no pensaran que no buscaran nuevos pastos… y no entendían para que podía servir un rebaño en el que cada cual fuera por su lado. Todavía más absurdo y sorprendente fue cuando algún homínido decidió crear sus propios rebaños.

¡Menudo escándalo!!!!

¡Menuda locura!!!

Insistían los dos buenos amigos.

De pronto, un homínido consiguió un rebaño de gallinas que ponían huevos pequeñitos, pero más digestivos, más sabrosos y además ponían todos los días en vez de una vez cada 14 meses como los dinosaurios. Esta fue la puntilla a la venta de huevos de dinosaurio.

Esto les enfadó mucho con el antigüo becado del colegio y este les dijo:
“El homínido no es mío, trabaja para mí pero es libre, no puedo hacer nada, tenéis que adaptaros!!!”

Otro homínido puso un rebaño de ovejas, carne más tierna que la de dinosaurio y mamut, y además lana blanca y negra, mientras que los mamuts daban solo lana marrón. Enseguida las mujeres de todos los pastores dejaron de ir a las carísimas boutiques exclusivas y pasaron a ir a una tiendas que aparecieron por doquier con vestidos elegantes pero mucho más económicos que los de piel de lagarto.

Aun más enfadados y ya sin megaDinoAuto se cruzaban con él y le negaban el saludo.

De pronto un homínido consiguió sacar carne de las vacas, esto si que era carne tierna, nada que ver con la dureza de los dinosaurios, ni siquiera con la de los mamuts, además la leche de las vacas, no tenía equivalente en los dinos y acabó por arruinar el mercado de leche de mamut.

Como tenía a los homínidos todo el día trabajando, y ya solo le hablaban los domingos cuando se reunían, y algunos ni eso, el pastor se sentía triunfador pero un poco solo, así que invitó a sus amigos a sentarse a la mesa de su consejo de administración de rebaños.

Como esto sucedió hace tantos años y los homínidos andamos tan liados trabajando, nadie se acuerda tampoco del nombre del tercer pastor, solo sabemos que sus amigos, agradecidos por haberles concedido formar parte de la trinidad que rige el mundo de los homínidos, le regalaron una placa de homenaje con una frase que el pastor becado dijo sobre las cenizas de su primer rebaño perdido

DInosaurios Os Sobreviviré